domingo, 14 de agosto de 2011

La huella de Shell en Nigeria

Ken Saro-Wiwa (1941-1996)
El poeta y activista Ken Saro-Wiwa fue condenado a muerte en 1995 junto con otros ocho civiles nigerianos acusados de sabotaje por denunciar la destrucción de tierras de los Ogoni por los trabajos de la petrolera Shell en sus tierras. Si estuviera vivo y pudiera leer las noticias en estos días, seguro que se dibujaría en su rostro una gran sonrisa como la de la imagen.

Naciones Unidas ha confirmado años más tarde la grave contaminación que ha sufrido la zona. Los Ogoni ya lo sabían. Habitar en las tierras del delta del Níger se convirtió para este pueblo indígena en un infierno, una verdadera agonía. Muchos de ellos han terminado siendo refugiados en el país vecino Benín.

Los pasos de Shell en Nigeria

El primer productor de petróleo del continente, Nigeria, ha sufrido en sus tierras las consecuencias de la avaricia de las grandes compañías petrolíferas como Shell, que precisamente en estos días también intenta disimular las consecuencias de una reciente fuga en el mar del Norte. Shell British Petroleum (ahora Royal Ducth Shell) llegó al delta del Níger en 1958, a día de hoy sus actividades abarcan más de 31.000 kilómetros cuadrados.

No es la única compañía, otras empresas internacionales como Shell, Eni, Chevron, Total y ExxonMobil, comparten con algunas empresas nigerianas la explotación de la zona. Todo ello bajo el supuesto control del gobierno del país, al que se en parte responsabiliza de los desastres en la región por no poner medidas de control adecuadas y hacerlas cumplir.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo afirma que entre 1976 y 2001 se registraron más de 6.800 vertidos. Así en pocos años se arruinó a la población de la zona, que dependía del medio ambiente para sobrevivir. La contaminación por hidrocarburos tuvo un efecto devastador en los medios de vida de la comunidad, la agricultura, la pesca y la ganadería y, más aún, sobre el agua potable.

La primera condena oficial

Shell reconoció en 2001 haber entregado armas a la policía localpara que protegiera sus instalaciones. En 2009 aceptó pagar 15,5 millones de dólares para evitar un juicio sobre sus responsabilidades en la catástrofe medioambiental y la represión sobre las protestas. Pero más allá de un pequeño mea culpa la justicia pasa por una condena real y una toma de responsabilidades.

De ahí la importancia del informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el primero de su tipo sobre Nigeria y que se ha redactado después de dos años de investigaciones sufragadas a costa de Shell. La principal afirmación es la contaminación grave, generalizada y continuada a la que lleva expuesta la población del delta del Nïger. Otra no menos importante es la falta de medidas para impedir los vertidos que se produjeron durante años y que incluso las zonas que supuestamente habían sido limpiadas seguían estando contaminadas.

Por ello, la ONU propone que la industria petrolera y el Gobierno nigeriano pongan mil millones de dólares (700 millones de euros) inmediatamente para comenzar la limpieza del delta, la que se considera la mayor operación de limpieza de la historia. La propia compañía se ha pronunciado afirmando que comparte la preocupación de la gente de la zona y que hará lo posible para mejorar la situación.

Como denunciaban GuinGuinBali o el blog Por fin en África, la información sobre los vertidos en Nigeria brillaba por su ausencia, a pesar de denuncias de más de mil derrames de crudo. Pero años después de la muerte de Ken Saro-Wiwa y sus compañeros el silencio mediático se ve interrumpido por buenas noticias. Parece que en Nigeria se empieza a llamar a las cosas por su nombre. Ahora bien, ¿cuándo se cumplirán las órdenes de la ONU?

Más información: Shell views Nigeria repot as vital

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar rastro de tu paso en Africalandia.

Paper.li

Facebook Twitter