sábado, 8 de octubre de 2011

Las pirámides de Egipto: el legado de la arquitectura

juanma36 en Flickr
Termina estos días la semana de la arquitectura y puede ser un buen momento para recordar una de las obras cumbre de este arte del espacio: las pirámides de Egipto.

Este tipo de construcciones surgieron en civilizaciones diferentes que no estaban relacionadas entre sí, como la egipcia y la maya. Lo cual hace pensar que era una solución constructiva casi obligada desde el punto de vista de la lógica.

Son, además, uno de los ejemplos más tempranos del uso de la piedra en la arquitectura. La pirámide conocida como Escalonada que se encuentra en Saqqara es obra del arquitecto Imhotep y la obra en piedra más antigua que se mantiene en pie. Fue construida aproximadamente en el 2.600 a.C, mientras que las más recientes datan de ochocientos años después.

La gran pirámide de Keops, en el complejo de Giza, es la mayor de todas, ocupa el espacio de siete campos de fútbol y medio y es la única de las siete maravillas del mundo antiguo que sigue en pie. En Egipto hay más de cien pirámides de la etapa faraónica, situadas en su mayoría en el valle del Nilo, gracias a lo cual el volumen de turismo en Egipto es incomparable al de los países vecinos.

¿Cómo se pudieron construir?

Los interrogantes sobre los conocimientos matemáticos o técnicos que poseían los egipcios son múltiples. Por entonces aún no se había descubierto ni el arco ni la bóveda, por lo que toda la arquitectura egipcia es adintelada. La piedra, reservada en esta época para las tumbas y templos, otorga una majestuosidad y una estabilidad que no se puede encontrar en el ladrillo o el adobe. Para los interesados en conocer más detalles sobre las técnicas de construcción,
esta página es bastante completa.

Imaginar estas construcciones es algo más fácil pensando que, si no contaban con la rueda ni con poleas, tan sólo palancas, sí que contaban con una inmensa cantidad de mano de obra, entiéndase, esclavos. Sin embargo ciertos hallazgos hacen pensar que los peones de las pirámides eran trabajadores libres.

En su diseño quedaba poco espacio para el azar, estaban orientadas de manera muy precisa, para que las cuatro caras correspondieran con los puntos cardinales. Es fácil imaginar su majestuosidad, cubiertas con un material que permitía que brillaran y relucieran bajo el Sol. Y es que el principal objetivo, además ser un edificio funerario, era el culto al dios Ra.

Otra de las claves era preservar una cámara mortuoria repleta de tesoros para el faraón fallecido. Un espacio al cual no se pudiera acceder. Por ello se quemaban los planos e incluso se asesinaba a los conocedores de los secretos de sus laberintos. Sin embargo, de poco sirvió, ya que prácticamente todas fueron saqueadas. Los saqueadores de tumbas encontraron la manera de sortear las medidas de seguridad y hacerse con los golosos tesoros. Por eso es tan importante la tumba de Tutankamon porque es la única en la que se han encontrado la momia intacta junto a su tesoro.

Templos posteriores como solares de Luxor y Karnak son ejemplos de una nueva arquitectura egipcia. ¿Cómo pudieron construir esos enormes obeliscos de una sola pieza? El ser humano nos deslumbra.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar rastro de tu paso en Africalandia.

Paper.li

Facebook Twitter