domingo, 15 de abril de 2012

¿Por qué los bosquimanos no pueden cazar en Botsuana?

Los bosquimanos o pueblo san son los descendientes de las primeras poblaciones que habitaron la región sur de África. Tradicionalmente cazadores y recolectores, sufrieron las consecuencias de la llegada de los colonos ingleses, alemanes y holandeses y posteriormente la desgracia de que sus hogares estuvieran situados sobre diamantes y aún no han recuperado el control de sus tierras. Ni de lejos. Por eso ha tenido mucha suerte el rey Juan Carlos de poder cazar un elefante en Botsuana. A ellos se les ha prohibido cazar.

Foto de deepblue66 en Flickr.

La mayor parte de los bosquimanos vive en el desierto del Kalahari y sus alrededores, casi la mitad de una población de 100.000 reside en Botsuana. Desde mediados de los años 50 hasta la década de los 90, el Gobierno de este país ha llevado a cabo un desalojo progresivo de la Reserva del Kalahari, un destino muy jugoso para el turismo y también para la extracción de diamantes.

La versión oficial siempre ha negado que el turismo o los diamantes tengan nada que ver con la nueva politica de asentamientos y cita, en todo caso, cuestiones de conservación medioambiental. Los bosquimanos se han puesto en pie para defender sus derechos y han conseguido que los tribunales les dén la razón: el 13 de diciembre de 2006 una resolución del Tribunal Supremo confirmaba que el traslado había sido anticonstitucional e ilegal y que los residentes habían sido expulsados a la fuerza. Esta histórica sentencia no se tradujo en demasiadas decisiones que beneficiaran a los bosquimanos porque el Gobierno continuó impidiendo el regreso, prohibiendo a los bosquimanos acceder al pozo que había destruido durante las expulsiones o realizar uno nuevo y cazar en la reserva. Sí que ha habido ocasión de inaugurar en este entorno un alojamiento de lujo para turistas con bar y piscina y para excavar nuevos pozos de agua dentro de la reserva para proveer a los animales salvajes, con fondos de la fundación Tiffany & Co.

Distribución de la población san en el sur de África. Fuente: http://www.wimsanet.org 
Los bosquimanos impulsaron una nueva demanda que en un inicio fue desestimada pero finalmente se reconoció su derecho fundamental al agua el 27 de enero de 2011. A lo largo de la historia han sabido desenvolverse en tierras áridas como es la región del Kalahari conseguir fruto de las entrañas del desierto. Pero conseguirlo, además, sin agua, sería un puro milagro. El pasado 22 de marzo, Día Internacional del Agua, ha sido el primero que han podido celebrar junto al pozo de Mothomelo que ahora les abastece gracias a la ayuda de Vox United y Survival.

Las consecuencias de este periodo de asentamientos aún perduran. El 12% de los demandantes murió antes de conocer la sentencia, algunos de deshidratación. En los reasentamientos se han disparado el alcoholismo, la drogadicción, el sida y la prostitución. Las escuelas fueron cerradas y los trabajadores no podían dedicarse a la caza o la agricultura, todos dependían de las ayudas del Gobierno.

Los bosquimanos sabrán recuperar la normalidad y recuperar su modo de vida tradicional mientras les dejen el Gobierno, las compañías de diamantes o los turistas que van de safari a cazar elefantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar rastro de tu paso en Africalandia.

Paper.li

Facebook Twitter