sábado, 18 de mayo de 2013

Cine y África II - Memorias de África

I had a farm in Africa at the foot of the Ngong Hills...

Pocas películas se identifican tan fácilmente con sólo una frase. Esta es la que da comienzo a Memorias de África (1985 - ficha en IMDb), una pelicula calificada como de género romántico, que en realidad es mucho más que una historia de amor. La cinta relata la vida de la danesa Karen Blixen en África, inspirada en el libro que la propia Karen publicó en 1937 con el pseudónimo de Isak Dinesen. Un matrimonio por conveniencia con el barón Bror Blixen la lleva al África Oriental Británica (ahora Kenia) en 1913 donde vive una apasionante relación, no sólo con el atractivo cazador Denys Finch Hatton, sino sobre todo con el continente y sus gentes.

Memorias de África fue la película del año en su momento. Se llevó siete Oscars incluidos el de mejor película, director, guión fotografía y banda sonora, gracias a un inolvidable trabajo a cargo de John Barry, fallecido el 30 de enero de 2011. El paisaje es uno de los protagonistas principales de esta película. Los vuelos en avioneta disfrutando de la belleza de la naturaleza en los montes de Kenia.

Pero más allá del romanticismo y de la espléndida fotografía, la película nos traslada a principios del siglo XX, una época en la cual en el continente europeo surge una nueva revolución industrial: mejoras en la red del ferrocarril y su impacto en el traslado de mercancías, el automóvil, el tocadiscos, la avioneta, los cultivos extensivos. Y sobre todo, el sistema colonial. Las potencias europeas deseaban expandirse más allá de sus fronteras, por ello en la Kenia de 1913 ya hacía un siglo que Gran Bretaña había comenzado su penetración en la región que culminó con la proclamación del protectorado en 1895.

Fotograma de la película "Memorias de África"

Karen Blixen fue una mujer independiente que fue cautivada por un continente nuevo. Aprendió mucho de él, también intentó aportar algo a los nativos con los que vivió como Farah al que le cuesta acostumbrarse a servir el agua con guantes. Implantar el modo de vida de la metrópoli entre las gentes de la colonia no era tan sencillo y además Karen lo hace de una manera diferente. Quiere abrir una escuela para los niños de la tribu y además de encontrar la oposición del jefe kikuyu también recibe las críticas de muchos de los ingleses. La superioridad blanca debía mantenerse, claro está. Finalmente el jefe kikuyu levanta su veto para que los jóvenes estudien en la escuela. No ha sido del todo conquistado por las costumbres de la metrópoli: "Ingleses saben leer y de qué les sirve", afirma. Gran verdad.

Si os ha gustado la película, os recomiendo el libro porque en él tiene menos peso la relación con el cazador interpretado por Robert Redford y ganan protagonismo las impresiones de la baronesa Blixen sobre la tierra que la conquistó desde que tuvo una granja en África.

1 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar rastro de tu paso en Africalandia.

Paper.li

Facebook Twitter