miércoles, 26 de junio de 2013

Obama llega a África para apoyar la democracia y las relaciones económicas

La primera gran gira africana del primer presidente estadounidense afroamericano de la historia se ha hecho esperar. Barack Obama llega hoy a Senegal para comenzar una semana de encuentros y reuniones con las autoridades de este país, Sudáfrica y Tanzania: una noche en Dakar, dos noches en Johanesburgo, una noche en Ciudad del Cabo y una noche en Dar es Salaam.

Hasta ahora sólo había realizado una escala en Ghana de veintidós horas en la que pronunció un discurso memorable en favor de la democracia y el progreso en el que aludió a la sangre africana que corre por sus venas y llamó a los africanos a levantarse y perseguir el desarrollo en sus países. Aquello fue en 2009, seis meses después de su llegada a la Casa Blanca.

Discurso de Barack Obama en Ghana en julio de 2009
Foto de US Army Africa 

Cuatro años más tarde, su política hacia África ha estado por debajo de las expectativas. Este viaje puede ser el momento de corregir el interés de la política exterior estadounidense hacia África. Se espera que el apoyo a las democracias más afianzadas del continente sea uno de los asuntos centrales del viaje junto con los acuerdos económicos. Estados Unidos quiere establecerse como nuevo socio comercial y estratégico de África, ahora que China está ganando terreno en el continente. Y es que África es el continente de las oportunidades, el PIB africano se ha duplicado en tan sólo diez años y, a pesar de los enormes retos en creación de empleo, gestión de recursos naturales, educación, sanidad, infraestructuras, lo que es incontestable es que el crecimiento de África es una oportunidad para todo el que quiera implicarse como socio del continente. 

Senegal, la puerta de África Occidental


Barack Obama recibe a los líderes de Senegal, Malawi,
Sierra Leona y Cabo Verde (izq a dcha). Foto web de la Casa Blanca
Obama se reunirá de nuevo con el presidente senegalés Macky Sall, a quien recibió hace poco en la Casa Blanca. Senegal es una democracia consolidada, especialmente después del relevo presidencial en las elecciones de febrero-marzo de 2012 después de los intentos de Abdoulaye Wade de perpetuarse en el poder. La delegación estadounidense pasará cerca de la prisión de Rebeuss donde el hijo de Wade cumple su condena de cárcel por haberse enriquecido durante el mandato de su padre.

Como telón de fondo, el conflicto de Malí, país vecino de Senegal, en el que Francia, la ONU y la Unión Europea despliegan sus tropas para combatir en una lucha contra el terrorismo yihadista en la que Senegal está muy implicado.

Estancia de la Casa de los Esclavos en la Isla de Gorée.
Foto de Ask the Lai
Sin duda, entre los actos institucionales y cenas de gala, el momento que más recordará del paso de los Obama en Senegal y quizá en todo el viaje será la visita a la Casa de los Esclavos en la Isla de Gorée: el lugar del que salían los esclavos rumbo a América. En este rincón de África que simboliza como ningún otro el tráfico de personas que sufrió el continente durante al menos cuatro siglos, la presencia del primer presidente negro de Estados Unidos tendrá un gran impacto incomparable al de sus predecesores.

Sudáfrica, un país conmocionado


El paso de los Obama por el país llega en un momento complicado para los sudafricanos. La vida de Nelson Mandela, su primer presidente negro y doblemente Nobel de la Paz, se apaga. A punto de cumplir 94 años lleva más de dos semanas ingresado en un hospital en Pretoria y hace sólo dos días que el actual presidente Jacob Zuma confirmó que su estado ha pasado de grave a crítico. El estado de salud de 'Madiba' ha llevado al propio Zuma a cancelar actos previstos en estos días.

Será inviable la fotografía de Obama con Mandela, lo que sí visitará el presidente estadounidense será la isla de Robben y la cárcel en la que el propio Mandela estuvo preso por su lucha contra el apartheid.

Desmond Tutu. Foto de Oxfam Internacional.
Con quien sí se encontrarán será con otro Nobel de la Paz sudafricano, el arzobispo emérito de Ciudad del Cabo Desmond Tutu. En su implicación en la lucha contra el apartheid desde las protestas de Soweto, llamó a la población a la desobediencia civil, denunció el racismo y trabajó por la reconciliación de todos los grupos étnicos del país

Tanzania, a dos pasos de la tierra de su padre


Tanzania será la única parada del África Oriental y estará centrada en la inversión empresarial estadounidense en África. También asistirán a actos de homenaje a las 224 víctimas del doble atentado en las embajadas de EEUU en Nairobi (Kenia) y Dar es Salam (Tanzania) del que está a punto de cumplirse el 15 aniversario.

A pesar de que se había especulado con una visita a Kenia, donde reside parte de su familia paterna y que durante el periodo de campaña previo a las elecciones que llevaron a Barack Obama a la presidencia de los Estados Unidos se transformó en una provincia estadounidense plagada de los carteles electorales, esta visita no se hará realidad. Lo desaconseja la reciente elección como presidente de Uhuru Kenyatta quien enfrenta cargos de crímenes contra la humanidad en la Corte Penal Internacional (CPI), en un proceso apoyado por EE.UU. Por tanto, se evidencia que las relaciones entre la potencia norteamericana y Kenia no atraviesan su mejor momento.

Uhuru Kenyatta, presidente de Kenia en la reunión del Foro Económico Mundial
en África 2013 Foto de Foro Económico Mundial
Los gastos en seguridad a la palestra: entre 60 y 100 millones de dólares estimados

El elevado gasto que acompaña al viaje ha tenido también su parte de protagonismo después de que The Washington Post recibiera un documento filtrado de planificación del Servicio Secreto. No se especifican los costes, pero el despliegue detallado hace pensar que la cifra podría estar entre 60 y 100 millones de dólares. Una cantidad cercana a las de otros viajes aunque ligeramente más elevada por las características de esta gira africana: un reto logístico dada la precariedad de las infraestructuras y la ajustada agenda de la visita. Además, las visitas de la primera dama por su cuenta añaden problemas logísticos puesto que será necesario su propio equipo de seguridad y sus propios vehículos. Una cantidad de dinero cuestionada en Estados Unidos donde se están llevando a cabo recortes precisamente en agencias y organismos gubernamentales como el propio Servicio Secreto.

El despliegue de seguridad se compone de unos cincuenta y seis vehículos en los que se incluyen catorce limusinas para las caravanas del presidente y su mujer, un vehículo especial de comunicaciones para garantizar conexiones seguras de teléfono y vídeo, un camión con un inhibidor de frecuencias de radio en torno a la caravana presidencial, una ambulancia totalmente equipada, capaz de hacerse cargo de contaminantes biológicos y químicos, y un camión con equipamiento de rayos X. Grupos de cazas sobrevolarán el espacio aéreo, al menos dos centenares de soldados velarán por la seguridad del presidente y su familia y frente a la costa habrá un portaaviones con un servicio de urgencias médicas plenamente equipado a bordo.

Seguridad en el viaje de Barack Obama a Ghana en 2009
Foto de pd2020@sbcglobal.net 
Los organismos federales encargados de la seguridad del presidente estadounidense y su familia han valorado que no habrá tiempo para desplazar algunos de los vehículos por tanto se han enviado por triplicado como los camiones cargados de láminas de cristal antibalas para cubrir las ventanas de los hoteles en los que residirá la familia del presidente. Y es que el gobierno estadounidense se está haciendo cargo de suministrar todo lo necesario, sin implicar a la policía, las autoridades militares y los hospitales locales.

1 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar rastro de tu paso en Africalandia.

Paper.li

Facebook Twitter