lunes, 6 de abril de 2015

Sorprendería que Rajoy conociera Kenia

Cómo llegar del "África nos importa" a confundir Kenia con Nigeria pasando por "España no es Uganda". 


Rajoy confunde Kenia con Nigeria y no nos sorprende. Dicen que los blancos en general vemos rostros similares en todos los negros, Rajoy debe ser el máximo exponente de esta teoría. La falta de preocupación del presidente del Gobierno por un continente entero, que, para más inri, es nuestro vecino inmediato por el sur, sólo se altera en caso de que los africanos de los que estamos hablando se acerquen a nuestras costas en patera. 

Africa nos importa

Hace menos de un año, se reconocía desde Moncloa que España (entendemos que su Ejecutivo) "había vivido de espaldas a África y que era necesario superar dicha situación". Ocurría en vísperas del viaje de Rajoy a África, con motivo de la Asamblea de la Unión Africana (UA) en Malabo. La misma mañana de la visita al continente africano, Rajoy firmaba en El País un artículo de opinión que sintetizaba su apuesta por "la nueva África", dejando caer el importante papel de España en la búsqueda de las menores secuestradas por Boko Haram en Nigeria. Enfatizaba también que existe una nueva África desconocida en la que hay "ingenieros que construyen satélites y se puede pagar la compra con el teléfono móvil y que es la que debemos apoyar "porque lo que es bueno para África es bueno para España". Ubuntu se titulaba el artículo. ¡Qué locuaz!

El viaje fue criticado por el acercamiento del presidente del gobierno español a Teodoro Obiang, de quien pocos cuestionan su faceta dictatorial, con quien Rajoy mantuvo una reunión de unos diez minutos a puerta cerrada en la que pudo conocer de primera mano el progreso económico del continente, la evolución de la Unión Africana y los problemas de seguridad en países como Nigeria, Malí o la República Centroafricana. Diez minutos muy bien aprovechados. También hubo tiempo a lo largo del viaje para encontrarse con el entonces presidente de turno de la UA, el mandatario mauritano Mohammed Ould Abdel Aziz, así como los presidentes de Túnez, Tanzania o Nigeria.

En la intervención ante los líderes africanos Rajoy aprovechó para presentarse como inversor antes que como donante y pidió a cambio el voto para España como miembro no permanente en el Consejo de la ONU, algo que logró finalmente con el apoyo las naciones africanas en la votación en octubre de 2014. Eran finales de junio de 2014.

España no es Uganda

No, nuestro país no es Uganda, tal y como escribió via SMS el presidente del Ejecutivo al ministro de Economía Luis de Guindos. No lo es en paro (24% en España en el momento de la noticia frente al 4,2% ugandés) ni en ritmo de crecimiento del PIB (-0,1% frente a 5,2%), pero sobre todo la comparativa es muy desafortunada. Numerosos medios de comunicación, entre ellos BBC o The Guardian aprovecharon para ironizar y señalar los puntos flacos de nuestro país frente a la nación africana.

Confundir Nigeria con Kenia

Si bailan los nombres entre dos de los paises africanos más populares en nuestro país, ¿qué podremos esperar del conocimiento de nuestros políticos sobre Burundi o Eritrea?

En el fondo el "error" de Rajoy sintetiza en pocas palabras la visión de muchos países occidentales sobre África. La distancia entre las capitales de ambos países es similar a la existente entre Madrid y Moscú y nos ofenderíamos sobremanera si un marroquí confundiera nuestro país con la estepa rusa.

Mirando la parte positiva, la relación de Rajoy con África tiene muchas áreas de mejora. Siendo un poco más realista, deberíamos esperar mucho más de un presidente del Gobierno. 

En realidad, ¿no os sorprendería que Rajoy conociera Kenia?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar rastro de tu paso en Africalandia.

Paper.li

Facebook Twitter